viernes, 30 de octubre de 2009

TOXINA BOTULÍNICA: LOS BENEFICIOS DE UN AGENTE LETAL

Clostridium BotulinumLa toxina botulínica es una neurotoxina descubierta y aislada en 1896 por Emile van Ermengem. Elaborada por una bacteria denominada Clostridium botulinum. (Gram positiva) y es el agente causal del Botulismo. Se desarrolla mejor en condiciones de poco oxígeno (anaerobia).
Las bacterias forman esporas de forma ovalada ]y se mueven por flagelos , además de ser proteo- lipolíticas. Hay siete tipos de toxinas botulínicas, designadas desde la letra A hasta la G; sólo los tipos A, B, E y F pueden causar enfermedad en los seres humanos. Esta enfermedad, conocida desde antaño y descrita ampliamente en la Edad Media, es aún muy común en muchas partes del planeta.
El botulismo está causado por la ingestión de alimentos en mal estado, fundamentalmente verduras enlatadas en casa, productos del cerdo y pescado crudo o ahumado. Las latas de conserva deformadas y que sueltan gas al abrirse es más que probable que estén contaminadas por esta bacteria.
Acción de la neurotoxina en el axón terminalLa bacteria puede ingresar también en el organismo a través de heridas abiertas. Los síntomas que produce son: dificultad creciente para hablar y deglutir, debilidad generalizada, nauseas, vómitos, dolor abdominal, finalizando en una parálisis respiratoria.
La toxina actúa a nivel de la unión neuromuscular. Para que se produzca el movimiento o la contracción muscular, nuestro organismo libera acetilcolina en la región donde se unen los nervios periféricos y los músculos. La toxina bloquea la liberación de acetilcolina, lo que se traduce en una parálisis muscular.
Para su tratamiento se utilizan el lavado gástrico, antitoxinas y Penicilina, además de medidas de soporte respiratorio.
Se trata de uno de los venenos más poderosos que existen y, en ocasiones, la ingestión de mínimas cantidades de toxina puede ser fatal.
Está catalogada como un arma química de destrucción masiva muy peligrosa, prohibida por el Protocolo de Ginebra y la Convención sobre Armas Químicas y conocida como «agente X» o «XR».
La medicina ha conseguido aprovechar las virtudes de este producto inicialmente letal, gracias al exhaustivo conocimiento que se tenía de ella para su utilización como arma de guerra.
Aunque su aplicación más conocida es la medicina estética, utilizada a las dosis adecuadas, encuentra múltiples y crecientes aplicaciones muy beneficiosas para enfermedades que no tienen tratamiento y que condicionan malas calidades de vida para aquellos que las sufren: estrabismo, enfermedades neurológicas varias (por ej: esclerosis múltiple), distonías, tortícolis graves, espasticidades faciales, alteraciones vesicales, sudoración y salivación excesiva etc. En ocasiones, aún impera el sentido común entre los humanos, pues logramos extraer algo bueno de lo que estaba destinado a ser un sufrimiento para la humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario