jueves, 29 de octubre de 2009

Virus y Cáncer. Cáncer de cuello uterino

El cáncer de cérvix es la segunda enfermedad más frecuente entre todas las mujeres. En general afecta a mujeres entre 35 y 55 años.
Hace 25 años se descubrió que este cáncer está asociado con la infección del virus el papilomavirus humano (VPH). Aunque la mayoría de infecciones conllevan un curso benigno y se resuelven espontáneamente, en algunos casos se pude producir este cáncer
+ Este virus se contagia a través de las relaciones sexuales.

Con los estudios realizados se ha abierto nuevas opciones para la prevención secundaria y ofrecen, en cancerología, opciones de prevención primaria, como la vacunación, que ha resultado ser un gran avance tecnológico-científico.
El desarrollo del cáncer de cuello uterino es muy lento y comienza por una afección precancerosa llamada displasia, la cual se puede detectar por medio de una prueba de Papanicolau.
Los cambios precancerosos que no se han detectado pueden terminar en cáncer de cuello uterino en la vejiga, los intestinos, los pulmones y el hígado. Los pacientes con esta afección generalmente no tienen problemas hasta que dicho cáncer esté avanzado.

FACTORES DE RIESGO QUE FAVORECEN A LA ENFERMEDAD:
· Inicio temprano de las relaciones sexuales.
· Tener múltiples compañeros sexuales.
· Mujeres que tomaron durante su embarazo un medicamento para prevenir el aborto.
· Uso prolongado de pastillas anticonceptivas.
. Sistema inmunitario débil.
· Infecciones por herpes genital o infecciones crónicas.

SÍNTOMAS:


· Secreción vaginal continua, que puede ser pálida, marrón o de olor fétido
· Sangrado vaginal anormal entre períodos, después de la relación sexual o la menopausia
· Períodos menstruales abundantes.
En el caso de que el cáncer este más avanzado:
· Pérdida del apetito
· Perdida de peso
· Fatiga
· Dolor pélvico
· Dolor de espalda
· Dolor en las piernas
· Fuga o filtración de orina por la vagina

TRATAMIENTO

El tratamiento del cáncer del cuello uterino depende de la etapa del cáncer, del tamaño y forma del tumor, la edad, la salud general de la mujer y el deseo de tener hijos en el futuro.
En las etapas más tempranas, la enfermedad se puede curar con la extirpación o destrucción de los tejidos cancerosos. Esto se puede hacer sin extirpar el útero ni dañar el cuello uterino, de manera que la mujer pueda aún tener hijos en el futuro.
Es posible utilizar la radioterapia para tratar los casos en que el cáncer se ha diseminado más allá de la pelvis o el cáncer que ha vuelto a aparecer
CONCLUSIÓN
En junio de 2006, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos aprobó la vacuna llamada Gardasil, la cual previene contra la infección producida por los dos tipos de (HPV) responsables de la mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino. Los estudios han mostrado que la vacuna parece prevenir la enfermedad en sus etapas iniciales y las lesiones precancerosas. Gardasil es la primera vacuna dirigida específicamente a prevenir cualquier tipo de cáncer.
Más información

1 comentario: