martes, 3 de noviembre de 2009

NUESTROS PRIMEROS SUEÑOS

Equipo: FREUD

Después de cerca de siete meses creciendo en el útero, trascurrimos la mayor parte del tiempo durmiendo. Nuestro cerebro pasa del REM ( sueño con movimientos rápidos en los ojos) a un tranquilo estado de sueño sin REM. El misterio que no ha sido resuelto hasta ahora es, si cuando estamos en el estado más joven del crecimiento en el útero manifestamos o no ciclos del sueño.
Karin Schwab y su equipo de neurocientíficos, han descubierto que fetos muy inmaduros de ovejas pueden entrar en un estado de sueño calmado semanas antes de que aparezcan los movimientos rápidos de ojos del sueño REM. Este análisis facilita la compresión de la manifestación de los sueños.
También proporciona una herramienta para estudiar cómo se desarrolla el cerebro, y para identificar períodos vulnerables en el desarrollo cerebral cuando sufrir algún daño podría conducir a enfermedades posteriores en la vida.Los fetos de la ovejas en proporción son muy similares a los del ser humano al igual que en el desarrollo del cerebro, durando cerca de 280 días en los humanos y unos 150 días en las ovejas. Los investigadores registraron directamente la actividad eléctrica en el cerebro de un feto de oveja en desarrollo, de 106 días de edad, algo que nunca antes se había realizado.Utilizando sofisticadas técnicas matemáticas para detectar patrones, Schwab descubrió ciclos en la actividad cerebral. A diferencia de los patrones de sueño típicos en etapas posteriores del desarrollo, estos ciclos fluctúan cada 5 o 10 minutos y varían lentamente según crece el feto.
Los patrones detectados aportan pistas importantes sobre los orígenes del sueño. El sueño no surge repentinamente en el desarrollo a partir del estado en reposo del cerebro. El sueño y los cambios de fases del sueño son procesos regulados y activos desde una etapa muy temprana del desarrollo.
Un mejor conocimiento del desarrollo del cerebro podría proporcionar pistas sobre enfermedades que surgen tiempo después, como trastornos neurológicos o el fenómeno conocido como muerte súbita del bebé.


La investigación también puede ayudar a esclarecer cuestiones fundamentales sobre cómo se desarrolla el cerebro. Los cambios cíclicos en la actividad de las neuronas, por ejemplo, pueden estimular a las otras células nerviosas a encontrarse y conectarse entre sí para crear redes complejas en el cerebro. Análisis sofisticados de la actividad cerebral podrían ayudar a detectar etapas vulnerables durante el desarrollo del cerebro.Otras direcciones de la investigación de Schwab son el impacto de estímulos ambientales como el ruido o el estrés en el desarrollo del feto, y si tales efectos pueden conducir a una mayor propensión a sufrir ciertas enfermedades en los individuos ya adultos.


1. LOS SUEÑOS

A los 60 años hemos pasado más de 5 años en el increíble mundo de los sueños. Volar, conversar con seres desconocidos, ser perseguidos por asesinos, realizar cosas incongruentes sin darnos cuenta, visitar otras civilizaciones, etc., etc
Todos nosotros soñamos durante unos 100 minutos todas las noches. Desde la más remota antigüedad el hombre se ha asombrado ante ese extraño mundo. Se han dado las más dispares explicaciones: El alma pasa a otro plano de existencia cuando dormimos, la mente consciente muere de noche y vuelve a nacer al despertar, se libera el inconsciente.

2. ¿CÓMO SOÑAMOS?
Las primeras teorías sobre el funcionamiento de los sueños aparecen en el siglo XIX: Alfred Maury propone que los sueños son un estado mezcla entre la vigilia y el dormir. Así, se darían cuando nos acostamos o cuando nos despertamos por algún motivo. El cerebro se encuentra entre dos estados y aparece una mezcla: El sueño. Sin embargo al despertar, muchas veces no se recuerda ningún sueño y otras cuando el despertar es brusco recordamos una larga historia. En 1937 Klaue describe mediante la aplicación del EEG (electroencefalograma) el sueño del gato en el que se nombra el "sueño ligero", con bruscos movimientos oculares. Su trabajo no obtiene resonancia científica. También por esa época A. Loomis usa el EEG sobre el hombre para observar que el cerebro no está inactivo durante la noche y además la actividad varía considerablemente a lo largo de ella. En 1944 el alemán Olhmeyer cita periodos de erección en el hombre mientras duerme. Durante la fase REM el cerebro presenta una actividad muy similar a la de la vigilia (tanto que algunos investigadores lo definen como otro estado completamente distinto al del dormir)
3. EL CICLO DEL SUEÑO

En general, este es el perfil típico de una noche de 8 horas en un adulto:
Cuando nos acostamos el cuerpo se relaja y la actividad del cerebro disminuye. Empezamos a adormecernos, perdiendo poco a poco la consciencia y teniendo a veces alucinaciones (imágenes hipnagógicas) y otros fenómenos (parálisis, percepción de sonidos, etc.). Estamos en la fase NREM 1.
Seguidamente empieza el "sueño profundo" (o sueño lento) y entonces, conforme pasamos por las fases NREM 2, NREM 3 y NREM 4 nos hacemos más insensibles al mundo exterior (sueño más profundo) y disminuyen los procesos mentales. La actividad del cerebro consiste principalmente en unas ondas lentas (las ondas Delta) que lo "sincronizan". Al terminar el periodo NREM 4 nos movemos (por ejemplo cambiando de lado) , el cerebro se empieza a activar, los ojos de mueven de un lado a otro, la respiración se hace irregular, surgen rápidas contracciones (sobre todo de las manos y el rostro). En el hombre aparece la erección y en la mujer se humedece la vagina: Estamos en plena fase REM, y si nos despiertan diremos seguramente que soñábamos. Además estamos paralizados: los impulsos motores no pueden llegar al cuerpo. Esto se explica debido a la actividad onírica que se desarrolla entonces. Si no estuviéramos bloqueados, reaccionaríamos ante la escena del sueño, por ejemplo corriendo, con catastróficas consecuencias. Se han observado animales que no tienen la parte cerebral inhibitoria, responder con saltos y persecuciones ante las imágenes del sueño y estando a la vez totalmente aislados del entorno exterior. El cerebro dispone de un "sistema de seguridad" que impide que entremos en fase REM sin haber pasado antes por alguna fase NREM, o de forma repentina .
Al finalizar la fase REM nos volvemos a mover y entramos otra vez en los periodos NREM, repitiéndose el ciclo unas 4 o 5 veces, durando cada uno una media de unas dos horas. Al transcurrir la noche, las fases se hacen más intensas (por ejemplo al finalizar la noche los sueños son más vívidos); la fase REM se hace más larga (empieza con una duración de unos 10 minutos, acabando en unos 30 minutos aproximadamente) y las fases NREM se hacen más cortas. El primer ciclo NREM se completa en unos 90 minutos apareciendo seguidamente la primera fase REM. En total estamos, aproximadamente un 20% de la noche (unos 100 minutos) en fase REM.
Por supuesto se dan muchas variaciones en diferentes personas y situaciones. Como ejemplo, después de una noche en vela, al recuperar el sueño, el periodo NREM 4 se alarga considerablemente, mientras el REM no aparece o se acorta mucho .
EN RESUMEN:
Existen dos tipos de sueño muy distintos, que se van alternando durante la noche: El sueño NREM y el sueño REM. Es durante este último que se dan los sueños. Pasamos unos 100 minutos por noche soñando.

4. EL CEREBRO Y LOS SUEÑOS
La parte responsable del ciclo sueño-vigilia está situada en la parte bajo-central del cerebro y tiene una pequeña extensión, localizada en y cerca de la protuberancia (ver dibujo). El centro regulador de la vigilia se encuentra en el llamado sistema reticular.


Durante el sueño paradójico, se inhiben los impulsos motores y se genera una verdadera "tormenta cerebral".
Estas son las ondas (corrientes eléctricas que indican actividad cerebral) que presenta el cerebro cuando se le aplica un EEG. La frecuencia de las ondas se dan en Hercios (Hz= nº de oscilaciones por segundo).



Tabla Resumen de la fisiología del sueño

* La ausencia de tono se percibe bien cuando la persona que duerme se encuentra sentada: Al faltar el tono muscular, los músculos se relajan y la cabeza cae repentinamente por su peso hacia un lado o hacia adelante, lo que provoca la mayoría de las veces el despertar.
** La miosis es la contracción permanente de la pupila.
*** La erección o su equivalente femenino se dan independientemente del tema de sueño. Además se da en personas de todas las edades, desde los bebés hasta los ancianos. Los mecanismos que lo producen no se han explicado todavía.
No se sabe exactamente qué función desempeña la fase REM, pero parece que tiene que ver con la organización o reparación de los procesos mentales que permiten la afluencia y ordenación de las informaciones. Sólo los animales de sangre caliente sueñan. Los sueños pueden ser una interpretación cerebral de impulsos originados por un motivo ajeno al proceso onírico o bien existir porque tienen alguna utilidad por ellos mismos.

LOS SUEÑOS LÚCIDOS
Un sueño lúcido se da cuando durante un sueño sabemos que estamos soñando, somos concientes y podemos actuar de forma voluntaria: tenemos la mente de la vigilia en el mundo onírico.
EL RECUERDO DE LOS SUEÑOS: EL DIARIO
La mayoría de los experimentados "lucidonautas" (personas que tienen sueños lúcidos) insisten en la importancia de aprender a recordar los sueños. La principal ayuda para ello es hacer un diario de sueños donde anotaremos todo lo que sea posible rememorar. Conseguiremos así, en poco tiempo, acercarnos más al mundo onírico y observar cuales son los hechos, personas, situaciones, etc. más comunes.
Así mismo es importante escribir los acontecimientos que más nos llamen la atención por su imposibilidad o incongruencia (los llamaremos indicios de sueño). Si se ha dado en un sueño normal no habremos sido conscientes de ello, pero quizás si se reproduce en un siguiente episodio onírico, recordaremos que no es un hecho normal, que es propio de un sueño, induciendo posiblemente así un sueño lúcido. En el diario se recomienda, por ejemplo, subrayar los personajes que aparecen y encuadrar los indicios de sueños.
Hay que insistir mucho en que el diario es un aspecto fundamental para obtener algún resultado. Es también de gran ayuda escribir un resumen de sueños, un resumen de sueños lúcidos y tener un calendario de sueños.

TIPOS DE SUEÑOS:

Todos soñamos varias veces mientras dormimos, nos acordemos o no al despertar, puesto que soñar es una experiencia universal. Los sueños nos ayudan a procesar la información que guarda nuestro cerebro, sobre todo a un nivel emocional, pues nunca mienten sobre nuestros sentimientos. Los sueños se pueden clasificar en: Sueños fronterizos: son aquellos que se tienen en los momentos antes de perder la conciencia y dormirnos, normalmente están relacionados con las actividades que se hacen durante el día. Sueños de reajuste: se producen a causa de agentes físicos externos, como golpes, roces o incluso calor excesivo. Por ejemplo, muchas veces se sueña que corremos pero que no se puede avanzar y cuando nos despertamos vemos que tenemos las piernas enredadas en las sábanas. Sueños de satisfacción: son los sueños en que se ven realizados los deseos que tenemos en la vida real, nos dan lo que la vida en la realidad nos niega. Un ejemplo es el de la persona que sueña con comida cuando acaba de ponerse a dieta. Sueños de satisfacción intelectual: estos sueños los tienen aquellas personas que están tan absortas en su trabajo que, aunque duerman, su subconsciente sigue trabajando y son altamente creativos puesto que durante ese tiempo surgen ideas que después pueden aplicar a su trabajo. Sueños premonitorios: son mensajes que no afectan al pasado sino que pueden prevenirnos de algún peligro o nos ayudan para alcanzar el éxito en alguna empresa. Sueños lúcidos: son aquellos en los que nos damos cuenta de que estamos soñando y podemos cambiar el curso de los acontecimientos a nuestro antojo. Pesadillas: son el último recurso que utiliza nuestro inconsciente para mostrarnos algo no reconocido en nosotros mismos pero que necesitamos comprender.

En conclusión, el cerebro almacena mucha información pero aprovecha nuestro estado de sueño para que de una manera u otra desahogue todo su estrés mediante manifestaciones oníricas, es decir, el cerebro nos hará ver cuales son nuestras emociones mediante los sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario